• Español
  • English

La Sierra de Segura

La Sierra de Segura ocupa aproximadamente el 70% del territorio del Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas, el segundo espacio protegido más grande de Europa con 209.000 hectáreas de extensión.

Las especiales características ambientales de la Sierra de Segura, su accidentada orografía, la complejidad geológica y la variada naturaleza del substrato y sus peculiares condiciones climáticas, permiten la presencia de una riqueza florística excepcional, con multitud de especies endémicas y de distribución restringida que, unido a la diversidad de su fauna e importancia de algunas de sus especies, convierten a este espacio natural en una de las áreas de mayor interés ecológico de España.

El relieve del Parque Natural se caracteriza por su aspecto quebrado y abrupto, con una distribución de altitudes que va desde los 600 metros en las cotas más bajas de los valles fluviales hasta los 2.000 metros de Pico Cabañas y Cabrilla, lo que permite caracterizar a este espacio natural como de montaña media, aunque ello no impide la existencia de pendientes acusadas en gran parte del territorio.

También conforma una divisoria de aguas hacia el Mediterráneo -río Segura- y hacia el Atlántico -río Guadalquivir-. La abundante presencia de agua,  constituye una de las características más destacadas del mismo y cuenta con importantes nacimientos de ríos y afluentes.

Perderse por esta sierra es descubrir parajes de incomparable belleza, como puede ser el embalse del Tranco con sus dos islas (Cabeza de la Viña y Bujaraiza) o el de las Anchuricas, los colares como la Nava del Espino y El Navalperal, el Collado de Góntar, la Cordillera de Las Banderillas, El Yelmo, la cabecera del río Tus y muchos más que podrá ir conociendo cuando la visite… y cuando vuelva. Ya que una vez que conoces este paraíso habitado, es difícil no volver.

Para más información: www.sierradesegura.com